5 Etapas para superar un divorcio

Estarás en duelo, obvio, pero no te sientas mal por ello.

Todos hemos escuchado o leído de las 5 etapas del duelo por las que pasamos al perder a un ser querido, pero ¿sabías que también hay que pasar por esas etapas después de un divorcio? No morirá nadie, pero sí perderás a alguien que querías, sin importar que hayas sido tú quien inició el proceso de separación.

Antes de irnos con la lista, quiero recalcar que cada persona pasa por cada etapa de manera diferente, y no hay un estimado de cuánto tiempo puede durar cada una.

No puedes aceptar que todo se haya acabado

Aunque no lo creas, la etapa de negación empieza durante el matrimonio. Será difícil creer o aceptar el mero hecho de que el matrimonio haya terminado. De hecho, seguirás teniendo la esperanza de que todo podría cambiar de la noche a la mañana. Porque, ¿cómo es posible que la chispa se haya extinguido para siempre?

La negación es normal; es una forma de tratar de entender las emociones que estás sintiendo. Es tan sólo una técnica de esconder los hechos para lidiar con el dolor.

Todo lo que hace tu ex te enoja

Durante y después del divorcio sentirás mucho enojo hacia la situación y tu ex pareja. Por ejemplo, te enojará que te haya engañado. Te enojará que se la pasa más con sus amigos que contigo, y te enojarás contigo misma por lidiar con ello por tanto tiempo.

También te enojará la forma en que trata a sus hijos. No les llama, no visita y parecen no importarle. No te está dando el dinero que había prometido… y el resentimiento está ahí.

Te encontrarás pensando en el ‘hubiera’

En esencia, estás intentando cambiar el pasado y la realidad actual a través de tus pensamientos. Desde otra perspectiva, quieres racionalizar lo que está pasando. Pensarás: “Si tan sólo lo hubiera visto venir,” o “De haber sabido que esto pasaría…” Simplemente quieres arreglar lo que ya pasó.

Esta etapa también puede tomar forma de venganza. Quieres que obtenga su merecido: “que sea tan miserable como yo me siento.” “Si lo corrieran del trabajo,” “si le rompen el corazón,” “si se cae de un acantilado.” En el pensamiento están los deseos.

Sólo quieres quedarte en cama por días

Es posible que pases por una depresión: no quieres comer, ejercitarte, ni dormir. Las noches están llenas de sueños intranquilos y deseos que jamás se cumplirán, así como pesadillas que duelen más que la soledad.

Durante esta etapa sentirás la tristeza de un matrimonio fallido. Te lastimarán los votos que no pudieron cumplir, así como las metas que se perdieron en el camino. Llorarás por la persona que perdiste y por la persona que fuiste en creer.

También es posible que esta etapa te hagas pasar por la víctima y etiquetes a tu pareja como narcisista, sociópata y mentiroso compulsivo. Es tan sólo una estrategia más para lidiar con el dolor.

Estás lista para construir una nueva vida

La aceptación llega cuando aceptas el hecho de que tu matrimonio, así como tus sueños e esperanzas de un futuro juntos, se han terminado. Es en este punto cuando estás lista para construirte una vida por ti misma. La aceptación, en sí, es dejar ir el pasado.

Incluso después de esta etapa te encontrarás con sentimientos de culpa y enojo de vez en cuando, pero tales emociones perderán intensidad con los años.

Foto: Archivo Eme de Mujer