Alimentos para aliviar el estreñimiento

 

Las milagrosas ciruelas

Un truco sencillo para comerlas y que hagan un magnífico efecto es ponerlas a macerar en agua durante toda la noche, y al levantarte comerlas y luego tomar agua. Otra forma es picar finamente un par y echarlas en un vaso de jugo de naranja recién exprimido, para después añadirle un poco de agua y una cucharada sopera de aceite de oliva. Consúmelo en ayunas. El kiwi, la lechosa, la piña, la naranja y la ciruela poseen un alto contenido de fibra.

Salvado de trigo

Esta es 5 veces más efectiva que la harina integral. Basta con una cucharada sopera diaria disuelta en yogur o en cualquier otro líquido. El afrecho es igualmente conveniente y accesible, además puede utilizarse en la preparación de las comidas como en las arepas.

Comida integral

Desde el arroz hasta las galletas. Los alimentos integrales incorporan fibra en el organismo.

Avena

Puedes consumirla a primera hora de la mañana, después de haberla dejado en la noche en un vaso de agua disuelta.

Granos

“Aunque no todo el mundo los tolera, son una de las mejores fuentes de fibra, además de ser muy ricos en proteínas”, asegura García Urosa. Se sugieren las lentejas, los garbanzos, las habas y los guisantes.

Agua

Para que todos los alimentos anteriores hagan el efecto correcto se debe ingerir mucha agua. Lo recomendable es beber dos litros de agua al día.

Alimentos que se deben evitar para aliviar el estreñimiento

La manzana, los plátanos, la lechuga y el maíz contienen celulosa y son de difícil digestión. Por otro lado, es preciso reducir el consumo de arroz a una o dos veces por semana y es preferible combinarlo con guisantes o verduras. Las harinas refinadas también deben comerse con cierta restricción.

Además, el consumo de té, chocolate y verduras como la alcachofa, el coliflor, el brócoli, los coles de Bruselas y la zanahoria pueden ocasionar gases.

Consejos para evitar el estreñimiento

  • Lo conveniente es educar al intestino. Debes evitar reprimir la necesidad de evacuación y establecer un horario regular, con tiempo suficiente y sin prisas. Entre tres veces por día y tres veces a la semana son los índices normales de frecuencia de evacuación.
  • Caminar tres veces por semana, hacer gimnasia o yoga pueden ayudar al movimiento intestinal.
  • Comer despacio y masticar bien los alimentos es clave para la buena digestión.
  • Establecer horas habituales de comida contribuye con la consecución de una actividad intestinal regular.
  • Es importante que antes de iniciar cualquier modificación en tu dieta, consultes al médico.
SHARE
Previous articleUsos del aceite de bebe
Next articleTé para los labios resecos
Soy como tu mejor amigo, puedes confiar en mí para conseguir los mejores tips de belleza y estilo de vida para #VivirBonito