Cáncer de mama no solo afecta a las mujeres

Según la American Cancer Society, uno de los factores más importantes en el desarrollo de cáncer de mama en hombres es el envejecimiento. Muchos de los casos diagnosticados lo ocupan hombres que tienen entre 60 y 70 años de edad, aunque otros hay otros factores como: altos niveles de estrógenos, exposición a radiación, historial familiar o condiciones genéticas no comunes como el síndrome de Klinefleter.

Hombres y mujeres producimos estrógenos, los hombres los producen en menor cantidad. Sin embargo, parece existir una relación entre un hombre que presenta altos niveles de producción de estrógeno y el cáncer de mama. La obesidad, genética y padecimientos del hígado como la cirrosis también pueden disparar la condición.

Los hombres que tienen el síndrome Klinefelter presentan bajos niveles de hormonas andrógenas (hormonas sexuales masculinas) y altos niveles de estrógenos (hormonas sexuales femeninas). Lo que provoca un mayor riesgo de desarrollar ginecomastia, es decir, mayor tejido en el pecho lo que ocasiona abultamiento, y cáncer de mama. Este síndorme afecta a uno de cada mil hombres, según publicaciones de breastcancer.org

Si un hombre se ha expuesto a emisiones de radiación repetidamente durante un largo periodo de tiempo, tiene mayores probabilidades de desarrollar cáncer de mama. En especial si la exposición ocurrió cuando era muy joven.

Los hombres que tienen parientes cercanos con cáncer de mama, tienen mayor riesgo de presentar el mismo tipo de cáncer. Particularmente si el pariente es de línea directa o consanguíneo, como una madre o una hermana. Mujeres y hombres podemos heredar genes defectuosos que provoquen cáncer de mama. Entre 5 y 10 casos de cada 100 mujeres diagnosticadas con cáncer de mama heredaron ese tipo de genes. En los hombres la tasa es mucho más alta, según el centro de investigación Cancer Research UK.