Comidas que nunca le debes dar tus mascotas

Más que mascotas, estos pequeños se convierten en miembros más de nuestras familias, por eso siempre hacemos todo lo que sea necesario para que estén saludables. Uno de esos cuidados es por supuesto cuidar la dieta de nuestros amigos.

Recientemente el sitio en línea de la revista Cooking Light reveló un listado de alimentos que nunca deberías dar a un animal, ya que pueden traer consecuencias toxicas para sus organismos. Aquí te los mostramos:

Uvas
Aunque no se conocen los componentes que afectan directamente a las mascotas, el consumo de uvas puede crear serias afecciones, incluyendo fallas en sus riñones.

Nueces de Macadamia
El alto contenido de grasas de este tipo de nuez puede desencadenar temblores, espasmos y vomito.

Aguacate
Pequeñas cantidades de aguacate no son problema para la dieta de la mascota, pero si se consume en exceso este podría provocar problemas gastrointestinales y pancreatitis.

Azúcar de abedul o Xilitol
El consumo de este tipo de azúcar (que se usa en productos de pastelería y mantequilla de maní), tiene un efecto en lo perros similar al de la insulina en los humanos, bajando sus niveles de azúcar y dejándolos extremadamente débiles.

Cebolla y ajo
El consumo en grandes cantidades de cebolla o ajo puede llevar a una mascota a sufrir de anemia. Los síntomas tan solo pueden ser vistos días después de que estos fueron consumidos por la mascota.

Chocolate
El peligro con el chocolate es que tiene los mismos efectos que la cafeína. El consumo de este podría ser fatal para un perro o un gato.

Papas de paquete
El alto contenido de sodio que contienen estos productos puede desencadenar la deshidratación de una mascota.

Masa para hornear
Las encimas incluidas en este tipo de masas para hornear (usadas para hacer galletas, empanadas, pizza, etc.) pueden causar problemas gastrointestinales evidenciados en dolor abdominal y vomito.

Carnes y huevos crudas
El consumo directo de una mascota con carnes o huevos crudos lo expone a contacto con bacterias como salmonella, E.coli y listeria.

Desechos de mesa
Aunque para algunos de los pequeños de la casa son todo un majar, los desperdicios de mesa son los más peligrosos. El alto contenido de grasa de los desperdicios caseros pueden desarrollarles pancreatitis. Además, los huesos pueden quedar atorados en su garganta y llegar a sofocarlos.

* Sí tu mascota ha consumido alguno de estos alimentos y notas síntomas de malestar, los expertos recomiendan la visita inmediata a un veterinario.