Aprende a mantener los limones frescos

Los limones tienen muchas aplicaciones en la cocina, le dan sabor a las ensaladas, su ralladura queda geniales en los queques, y por supuesto están las refrescantes limonadas que nos ayudan a combatir las temperaturas extremas. Y eso es solo la punta del iceberg. Además, tienen muchos beneficios.

Con todos los usos que les damos, tiene sentido comprarlos en grandes cantidades, y que puede ayudarnos a ahorrar un poco de dinero.

Pero puede que a pesar de la frecuencia en que los uses aún así pierdas algunos y que se pongan malos antes de que hayas hecho algo con ellos. Y hasta ahí no más queda tu plan de ahorro.

Pero las buenas noticias son que no necesitas hacer mucho para hacer que duren más.

El secreto está en ponerlos en una fuente o contenedor con agua dentro del refrigerador. Solo con eso, asegurarás su vida útil y la extenderás hasta unos tres meses. ¡Más fácil imposible!

Y de paso si quieres congelarlos, es mejor hacerlo guardando el jugo y la ralladura para que sean más fáciles de usar y duren todavía más.