[dropcap]C[/dropcap]onocer qué tipo de piel tienes es más que necesario para hacer las decisiones correctas con respecto a su cuidado y tratamiento. Genéticamente, tu cuerpo determinó cual es tu tipo de piel desde el momento en que naciste así que ya deberías saberlo.

La salud y belleza de tu piel se ve perjudicada por los cuidados que le des y la comida que consumas al día. Un dicho en Rusia dice que una mujer de 30 años se verá como se merece…

Se conocen 5 tipos de piel: normal, seca, grasa, combinada y sensible; cada una tiene sus características particulares y necesita cuidados y tratamientos específicos.

Para determinar el tipo de piel que tienes, necesitas hacer una prueba primero; usa un pañuelo desechable para limpiar tu rostro en la mañana justo cuando acabas de levantarte y checa la información de abajo.

¿Cuál es tu tipo de piel?

Normal: Si tu piel es normal, el pañuelo desechable no mostrará nada de grasa. Sentirás tu rostro elástico y completamente fresco. ¿Ves? Este tipo de piel es cero problemático y se ve limpio y suave ya que conlleva una buena circulación en la piel y una saludable complexión. Incluso con el mínimo cuidado que le dés, podrás verte increíble.

Seca: Al despertar tu piel se sentirá seca, un poco apretada y no producirá nada de aceite, por lo que el pañuelo no tendrá señales de grasa. El problema con la piel seca es que facilita las arrugas ya que los poros son muy finos. Además la piel envejece rápidamente y se irrita con facilidad. En cambio, no tienes que preocuparte a menos que no la cuides con cremas humectantes y mascarillas naturales que puedan hidratarla.

Grasa: Si tienes una piel grasosa, el pañuelo tendrá manchas de aceite en donde estaban las mejillas, la nariz y la frente. Desafortunadamente para ti, la piel grasa es muy problemática porque parece que eres un foco en todo momento por el brillo. ¿La causa? Los poros son muy grandes y, gracias a ellos, aparecen muchos brotes de acné. La buena noticia es que las arrugas tardan en aparecer y el envejecimiento no sucede de forma
rápida. Lo que puedes hacer es evitar cremas y lociones con aceite pero limpiar todos los días tu piel con una loción específica para piel grasa.
Combinada o Mixta: La mayoría de las mujeres tienen este tipo de piel y lo notarás si el pañuelo tiene manchas de aceite donde estaba tu nariz y frente pero no en el área de las mejillas. Lo malo de este tipo de piel es que necesita 2 cuidados diferentes: uno para piel grasa y otro para piel seca. Es muy sencillo, debes limpiar tu rostro por completo y aplicar crema humectante solamente en el área de las mejillas y alrededor de los ojos.
Sensible: Es fácil identificar este tipo de piel porque usualmente está seca, se siente apretada y se inflama e irrita fácilmente. Usualmente piel así sufre de acné, comezón y enrojecimiento. Es problemática, fragil y necesita productos y tratamientos específicos. Si no conoces bien de esto, es súper importante que cheques las etiquetas de los productos que compres ya que en las especificaciones podrás saber si fueron hechos para piel sensible o no.