No dormir…¡engorda!

Cada vez más estudios concluyen lo mismo: tener problemas durante el sueño, ya sea en cantidad (dormir menos horas de las debidas), como en calidad (dormir durante el día o con ruido) provocan una ganancia de peso, aumento de IMC y ¡riesgo de obesidad!

Pero…¿Por qué engordamos?

¡Te explicamos! Cuando dormimos mal…

·  Comemos más por la mañana porque se eleva nuestra sensación de hambre. No les ha pasado, que después de una mala noche estás todo el día picoteando comida… ¡No eres la única! Es tu cuerpo tratando de mantenerte despierta y con energía.

·  No rendimos en nuestra actividad física, el cansancio y agotamiento muscular hacen que nuestros entrenamientos no sean efectivos.

·  Aumenta en 15% las calorías que consumimos y en especial todas las que contienen grandes contenidos de azúcar.

· Descontrolamos nuestras hormonas. Aumenta la grelina (hormona del hambre) y disminuye la leptina (hormona de la saciedad) ¿Y sabes qué es lo peor? Liberamos cortisol (hormona del estrés), y en presencia de ella no podemos quemar grasa, al contrario, la almacenamos con más facilidad.

· ¡Afectamos todo nuestro metabolismo! Ya que si duermes menos de 7 horas puedes desarrollar resistencia a la insulina, y si duermes menos de 4 horas puedes provocar desorden hormonal.

 

Ahora ya sabes, olvidemos esa ecuación de 70% dieta y 30% ejercicio y cambiémosla por ¡100% buenos hábitos! Sueño, hidratación, alimentación y actividad física. Teniendo este combo bajo control alcanzaremos nuestras metas, a dormir se ha dicho.