Tips para cuidar tu cabello al lavarlo

El proceso de lavado de tu pelo es fundamental para mantenerlo brillante y sedoso.

 proceso de lavar el cabello puede resultar algo agresivo si no se toman las medidas adecuadas. Usar champús específicos acorde a tu tipo de pelo es vital, así como acondicionadores y protectores capilares.

Lo más importante, en primer lugar, es observar qué tipo de pelo es el que tienes: graso, seco, con caspa, sin volumen, etc. Una vez que seas consciente de ello, te darás cuenta de la importancia de proporcionarle al lavado bien hecho un cuidado específico.

Para que el cabello sea más fácil de manipular durante el lavado, es imprescindible cepillarlo antes de mojarlo. De este modo, eliminarás también el polvo acumulado y restos de otros productos como geles fijadores, lacas y demás. Con este proceso, por otro lado, conseguirás un importante riego sanguíneo en la zona capilar.

Seguidamente, moja bien todo el cabello con agua templada y aplica el champú. No lo apliques directamente sobre tu pelo, dilúyelo con un poco de agua y distribúyelo a partes iguales, para que quede uniforme y puedas masajear el pelo con la misma cantidad de producto.

El truco está en la manera de masajear el pelo

Muchas personas piensan que frotar demasiado el pelo a la hora de lavarlo es mejor para que se limpie más profundamente. Esto es un error, y justamente ocurre todo lo contrario. Piensa que entre tus manos hay una zona delicada y que tienes que mimarla. Por ello, masajea con suavidad, sobre todo por la zona de las raíces. Insiste mucho en esta parte, más que en las puntas, ya que ahí es donde se acumula más grasa.

La mascarilla también importa

Habitualmente nos aplicamos tratamientos y pensamos que no actúan. ¿No te has detenido a pensar que puede ser por la manera en la que los aplicas? Lo aconsejable es usar los productoscon el pelo escurrido y respetar siempre el tiempo mínimo de aplicación antes de enjuagarlo.

El aclarado, siempre con agua fría

Cuando vayas a aclararlo intenta hacerlo con agua templada tirando a fría, ya que así activarás la circulación sanguínea y ayudarás a que el pelo crezca más fuerte, lo que aumentará su resplandor y vitalidad.

Si tienes el pelo muy graso, puedes volver a dar una segunda pasada de champú. Después de este segundo aclarado, puedes aprovechar para aplicar una mascarilla o algún tratamiento reparador, si es que te notas el pelo seco y castigado. Intenta no poner producto en la zona de las raíces, sólo en medios y puntas; así evitarás que tu cabello quede apelmazado.