Sonríe al paso del tiempo con la ayuda de un racimo de antioxidantes presentes en las pepitas de esta fruta.
Además de la edad y de cuestiones genéticas, son muchos los factores externos que agreden cada día nuestra piel (contaminación atmosférica, radiaciones solares, mala alimentación…). Y el resultado no es otro que la oxidación de nuestro organismo y la consiguiente aparición de arrugas.

La oxidación es causante de cuatro de cada cinco signos de la edad, así que los expertos son tajantes: la prevención y protección con antioxidantes es esencial para mantener y reforzar la lozanía de las células de la piel del rostro.

Los polifenoles. El más potente de los componentes naturales vegetales contra el envejecimiento es el polifenol de las pepitas de uva.
Aquí una mascarilla sencilla con uvas para tu piel!

Esta mascarilla repleta de antioxidantes te ayuda además a purificar y reafirmar la piel de tu rostro.
Simplemente aplasta el puñado de uvas en un mortero (o en un bowl con un tenedor) hasta que quede como pulpa. Déjalo enfriar en el refrigerador por media hora antes de aplicarlo.

Te recomendamos usar una brocha para maquillaje (lávala antes y después de usarla). Enjuaga la mascarilla después de 15 minutos y humecta tu rostro como normalmente lo haces.

Puedes usarla tan seguido como quieras